Share
Google+LinkedInPinterest

Saben como sacarle el jugo a la red

Redacción Quito /[email protected]
Patricio Terán / LÍDERES

Saben como sacarle el jugo a la red

En este negocio sí saben cómo sacarle el jugo a la redEl color naranja expresa movimiento, alegrí­a y creatividad. Por eso nombramos a la empresa como Área Naranja, dice Iván Suárez, su gerente comercial. Sin embargo, las paredes de su oficina (en el norte de Quito) son verdes.

Desde allá ofertan sus servicios en diseño e implementación de portales web, intranet (páginas corporativas internas) y desarrollo de aplicaciones informáticas y plataformas de educación en lí­nea.

Por esas actividades, en el 2009 Área Naranja -que tiene seis empleados- alcanzó una facturación de USD 100 000.

Su nacimiento fue tres años antes. En el 2006, un año después de que Suárez se graduara de ingeniero en Diseño Gráfico y Comunicación Visual por la Universidad Tecnológica América, abrió un estudio de diseño y publicidad. Lo hizo en un espacio de 6 m², localizado por el sur de Quito, en el domicilio de María Azucena Rodríguez, su socia inicial.

Suárez recuerda que sus primeros trabajos fueron rótulos para panaderías, farmacias y consultorios médicos. También diseñaban tarjetas de presentación y calendarios. En esa época, añade, no incursionaban por completo en el diseño web.

Eso sucediá en el 2007, cuando el 80% de su labor se centraba en el diseño de portales y el 20% restante se destinaba a la parte gráfica. El cambio sucedió porque las empresas notaron que las páginas web era un ví­nculo necesario para conectarse con nuevos clientes, explica Suárez.

No obstante, su cartera se redujo de 20 clientes a seis en el 2007. Aunque perdieron el mercado de pequeños comerciantes, según Suárez ganaron compradores corporativos como Kruger Corp y Opc Group. Ese año su facturación fluctuaba entre USD 3 500 y 5 000 al mes. El ¨boca a boca¨ fue su ví­a de publicidad.

En el 2008, entonces, se dedicaron de lleno al diseño web. Luis Fernando Suárez, hermano de Iván, les colaboraba -y lo hace hasta ahora-, en la parte técnica. No obstante, ninguno conocí­a sobre administración.

Por esta razón, en octubre de ese año, Suárez se acerca a la Agencia Municipal de Desarrollo Económico ConQuito, para capacitarse en ese tema.

Además, su iniciativa empresarial ingresó en un proceso de incubación en la Factorí­a del Conocimiento de ConQuito. Debido a esto se muda a las oficinas de esta entidad, ubicadas en el sur de Quito.

Allá permaneció hasta el 5 de marzo del 2010. En ese sitio también conoció a Maritza Morales, la actual administradora del negocio, quien se suma en el 2009.

Suárez acota que a través de ConQuito conocieron a María del Carmen Lara, quien es la directora ejecutiva de Relaciones Públicas y Comunicaciones de la firma argentina Socialatom. Esta compañia ofrece esos servicios en lí­nea. Suárez dice que están en planes para concretar una alianza estratégica con Social Atom.

Al respecto, Lara manifiesta: esperamos que en un futuro próximo sea posible desarrollar algún proyecto conjunto.

Uno de sus clientes es la Asociación Ecuatoriana de Software (Aesoft), para la cual desarrollaron su portal. Santiago Martí­nez, director ejecutivo de Aesoft, destaca su rapidez para responder a los requerimientos técnicos. También crearon un portal para un proyecto de transporte terrestre, para la Federación Ecuatoriana de Exportadores (Fedexpor). Ricardo Merino, coordinador técnico del proyecto, subraya que fueron capacitados por Área Naranja sobre como administrar su portal. Son receptivos con las sugerencias.

Fuente: Revista Lí­deres

Read More
3215

Views

Share
Google+LinkedInPinterest

Ecuatorianos ponen a prueba su Emprendimiento

ECUATORIANOS PONEN A PRUEBA SU EMPRENDIMIENTO

Quito- Viernes 1 de enero de 2010
EL COMERCIO
Gabriela Quiroz - Coordinadora de Negocios

La tesis para graduarse de Diseño gráfico en el Tecnológico América fue el cimiento para lo que ahora es Área Naranja.

Recién graduado y luego de tocar las puertas de varias empresas. Iván  Suárez  concluyó que la mejor opción era poner en marcha su tesis para emprender en su propio negocio.

Sin capital y con otros dos compañeros, empezó vendiendo calendarios de puerta en puerta.

Luego llegaron los pedidos de rótulos, diseños para exteriores e interiores y finalmente páginas de Internet. No hacíamos webs, fuimos aprendiendo en el camino, no fue nada fácil, pero era la única manera de crecer, cuenta este joven.

En 2009 su compañia Área Naranja fue acogida por la Agencia Municipal de Desarrollo Económico (Conquito) con el fin de consolidarla como empresa.

Mientras Suárez fortalecía su emprendimiento, Maritza Morales, de 26 años, vivía en carne propia la peor crisis económica de Estados Unidos.

Acababa de estudiar Administración de Empresas en City University, en Nueva York, y se quedó sin trabajo. Se me empezaron a cerrar las puertas, mi idea era quedarme a seguir una maestría, pero sin trabajo era imposible. En un momento de desesperación decidió regresar.

El fuerte de Maritza era la parte administrativa, esto les motivó a unir fuerzas y consolidar una sola empresa. Esta unión les significó que, en 2009, amplí­en sus negocios al exterior y mejoren la facturación,

Como estos jóvenes, uno de cada seis ecuatorianos piensa en emprender un negocio o ya cuentan con uno, según Global Enterpreneur Monitor, Edición Ecuador 2008.  El 54% de emprendimientos en el país son liderados por hombres y 46% por mujeres, entre 24 y 44 años. De estos el 40% completó su educación secundaria y 15% la educación superior. La participación de las universidades, según explica Lorena Landázuri, directora de Conquito, es un soporte para que consoliden sus negocios.

Por ejemplo, la Universidad Tecnológica América insertó en las mallas curriculares de todas las carreras el programa Emprendedor, para formar competencias emprendedoras y empresariales en los estudiantes. Producto de este programa cerca del 35% de jóvenes optó por generar un emprendimiento o mejorar su negocio familiar en el transcurso de 2009, señala Mavel Siguencia, directora del programa.

En la Universidad de Guayaquil, Arturo Saines, de la Facultad de Administración, cuenta que en 2005 no tenían un solo emprendimiento, ahora hay 300 proyectos potenciales. Hoy el emprendimiento está más tecnificado, integrado, multidisciplinario.  Y tanto Siguencia como Saines coinciden en que el emprendimiento no solo genera empleo, sino que es un paliativo para la crisis.

En Conquito, de enero a septiembre de 2009 se fortalecieron 48 emprendimientos, más de cinco veces más que los nueve que tenían en 2005.

Este 2009 también se dieron 4 191 asistencias técnicas especializadas, frente a 2 622 del año anterior. Landázuri explica que, si bien hay un gran porcentaje que se concentra en servicios, ahora se busca ofrecer al cliente un valor agregado.

Las garantías bancarias siguen siendo una traba en el momento de acceder a financiamiento; sin embargo, cada vez más  jóvenes se lanzan a abrir con cero capital.

En el programa de Finanzas populares, emprendimiento y economía solidaria del Gobierno también encuentran un apoyo.

Read More
1960

Views